Frenar la Rosácea

Interesante artículo de la Revista Paula a nuestro Director Médico Dr. Pedro Silva J.

(Extracto) Para combatir la rosácea desde la alimentación, el médico de la Universidad de Chile Pedro Silva, cultor de la nutriterapia y Director del Centro de Medicina Integrativa Physis, recomienda aumentar la ingesta de frutas agridulces como piña, frutillas, frambuesas, arándanos, mandarinas, naranjas y kiwis, además de hortalizas ricas en carotenoides: zanahorias, betarragas, zapallos, pimientos morrones y tomates: “Estas frutas y hortalizas, consumidas crudas, en su estado natural, aportan vitaminas, minerales, enzimas, flavonoides, polifenoles y carotenoides que en su conjunto nutren los epitelios, ayudan a repararlos y controlan la infección local, contribuyendo a una mayor elasticidad y tersura de la piel”. 

Respecto a los alimentos que deben ser evitados, el doctor Silva sugiere erradicar, además de los condimentos picantes, los lácteos (leche, queso, quesillo y yogurt): “Los alimentos más perjudiciales para la piel son los productos lácteos, que contribuyen a bloquear el sistema linfático, necesario para movilizar grandes macromoléculas, derivadas especialmente de las proteínas y las grasas que, al no ser drenadas por el sistema linfático, derivan hacia la piel, inflamándola y posibilitando la infección, muy característica de la rosácea”, concluye el especialista.

La rosácea tiene un diagnóstico claro y, según sus síntomas, se clasifica en cuatro tipos. En su grado más severo, la rosácea inflama hasta los párpados y puede afectar la vista. No hay que confundirla con el enrojecimiento puntual ante ciertos estímulos, fenómeno que se denomina flushing facial.

Lee el artículo completo en http://www.paula.cl/belleza/freno-a-la-rosacea/?platform=hootsuite 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿Necesitas ayuda?